domingo, 10 de enero de 2010

Carta de Albert Rivera


Carta de Albert Rivera a las mismas 201 entidades civiles catalanas a las que el “honorable” Pepe Montilla, animó a movilizarse, si el fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatut no satisface al Tridente Fascista que gobierna la autonomía catalana, so pena, de quedar etiquetado de “mal catalán” y de dejar de recibir favores en forma de subvenciones.

Estimado señor;
Estimada señora;

Me dirijo a usted con motivo de la carta que el Presidente de la Generalitat ha
dirigido a 200 entidades de la sociedad civil catalana, entre la que se encuentra,
según los medios de comunicación, la que usted representa. Uno de los objetivos
del documento enviado por el Presidente Montilla sería conseguir el apoyo de su
organización, para dar una respuesta política de oposición a lo que el Tribunal
Cosntitucional sentencie en caso de que modifique el Estatuto para adecuarlo a la
Constitución.

Como usted bien sabrá, este Estatuto no ha obtenido unos resultados de amplio
consenso social. Sólo el 36% de los catalanes, con derecho a voto, le dieron
apoyo, no contó con el apoyo de dos de los grupos parlamentarios que hoy
representan los ciudadanos de Cataluña, y ha sido el primer Estatuto de
Autonomía aprobado en las Cortes sin el amplio consenso político de la
Transición. En la actualidad hay pendientes de resolución siete recursos de
inconstitucionalidad, uno de ellos a cargo del Defensor del Pueblo. Además, en las
últimas encuestas de opinión es muy significativo que uno de cada tres catalanes
creemos conveniente que el TC adecúe el Estatuto a la Constitución.
Si bien es cierto que los anteriores datos no restan validez jurídica al texto, sí
evidencian que este Estatuto no ha contado, ni durante el proceso de elaboración,
ni para su aprobación, con el apoyo social y político suficiente para considerarlo un texto de consenso que represente a todos los catalanes, como sí lo fue, en
cambio, el Estatuto del 79 o nuestra Constitución.

Por este motivo, me dirijo a usted como Presidente de mi grupo parlamentario, ya
que se ha de tener en cuenta el valor que representa, para una democracia, tener
una sociedad civil plural, libre e independiente del poder político. Desde nuestro
partido, no creemos que el mejor ejemplo de este modelo sea presionar, por
parte del poder ejecutivo, a los líderes y representantes de la sociedad civil, y a la
vez intentar influir sobre los miembros del TC.

Cataluña es plural, rica y diversa, y nuestra sociedad civil debe ser el espejo de la
Cataluña real. Estoy convencido de que entre sus afiliados, miembros o socios, al
igual que sucede en el conjunto de la sociedad, hay diversidad social,
cultural, política e ideológica. Es por ello que consideramos fundamental que
mantengan su autonomía respecto a las sentencias judiciales o las reacciones
políticas que se derivan de estas resoluciones.

Desde Ciudadanos, consideramos que lo mejor que podemos hacer
los representantes públicos por nuestro país y por nuestra Comunidad
Autónoma es velar y respetar la autonomía y la independencia de la sociedad civil
y dedicarnos exclusivamente a solucionar los problemas reales que afectan a
nuestros conciudadanos, especialmente en un año tan complejo y duro como el
que hemos empezado. Creemos que esta es la manera, y no otra, de recuperar la
confianza de la ciudadanía en nuestra labor como servidores públicos.

Aprovecho la ocasión para saludarle cordialmente y desearle un feliz año.
Atentamente,

Albert Rivera
Presidente de C’s

No hay comentarios:

Publicar un comentario