martes, 20 de octubre de 2009

¿Dónde están los sindicatos tras los cuatro accidentes laborales mortales en L'Hospitalet?

(Artículo de opinión publicado en Radio Florida.)

Tranquilo majete en tu sillón.
Todos somos plenamente conscientes de la apabullante crisis del sector de la construcción, que con todo lo que está cayendo, entre una cosa y otra nos va a llevar inevitablemente a un 20% de paro y una recesión que, según el FMI, nos la vamos a tragar hasta el 2014. Ahora bien, hay indicadores que ni por esas bajan ya que en los últimos tres meses ha habido cuatro accidentes laborales mortales en L’Hospitalet de Llobregat.


Realmente, en momentos de baja actividad sorprende encontrarnos con esta cantidad de siniestros, por lo que nos asalta la inquietante duda sobre las condiciones laborales a las que tendrán que resignarse estos y tantos otros trabajadores para poder conservar un currillo. Últimamente ha saltado a la palestra mediática los fraudes que empresas están llevando a cabo ni más ni menos en el lamentable Plan-E, como contratos que finalizaban un jueves para volver a contratar un lunes. Un plan teóricamente ideado precisamente para potenciar el empleo realizando banales obras municipales y que más parece hecho para satisfacer la red clientelar gubernamental, porque está claro que empleo de calidad no es lo que están ofreciendo.

En estas circunstancias, una se plantea qué está pasando con las inspecciones de trabajo y, especialmente con los sindicatos. Muy calladitos se les ve con esta cuestión y con la crisis en general. Subvencionados como están los sindicatos mayoritarios (no olvidemos que en el 2008 C.C.O.O. y U.G.T. recibieron más de12 millones de euros del Ministerio de trabajo) resulta normal que ni estén ni se les espere en la exigencia de condiciones dignas para los trabajadores. Nos precipitamos a un paro histórico y nada se sabe de ellos. Deben seguir la recomendación de Los Celtas Cortos: tranquilo majete en tu sillón. Supongo que se conforman con salir en procesión cada primero de mayo para desempolvar sus banderas. Poco les importará que al final a la mani, como comentaban los de Ska-P, acaben yendo sólo los antidisturbios. Mientras vayan cayendo las subvenciones, seguirán tranquilos y sin abrir la boca, puesto que los sindicatos al igual que los perros jamás morderán la mano que les da de comer.

Ahora bien, una sociedad debe estar despierta y ser exigente para evitar abusos de aquellos que se aprovechan de una ciudadanía socialmente adormecida. Cuanto más consintamos más nos tratarán como a tontos.
Noemí de la Calle
Portavoz de Jóvenes Ciudadanos en L'Hospitalet de Llobregat

No hay comentarios:

Publicar un comentario