martes, 28 de julio de 2009

Koldo Blanco: Los vecinos de Les Corts no son tontos.

La agrupación de Les Corts desde hace tiempo lleva realizando varias acciones para denunciar la especulación que están tratando de llevar a cabo Joan Laporta (presidente del Barça)y Jordi Hereu (alcalde de Barcelona). La semana pasada el diario ABC publicó un extenso reportaje con las denuncias de los vecinos y las declaraciones de Félix de la Fuente (coordinador de C's- Les Corts) y Koldo Blanco (responsable de política municipal de Barcelona).

LAPORTA METE UN GOL A LOS VECINOS DEL MINIESTADI

Los vecinos del distrito de Les Corts, junto a la diagonal de Barcelona, están presenciando cómo sus protestas se apagan un poco más cada día. El culebrón del Miniestadi que Laporta pretende recalificar para construir 1.600 viviendas en una zona que en opinión de las asociaciones de vecinos está "masificada", parece llegar a su final y no precisamente con un desenlace feliz para los ciudadanos. Y es que, lo que unos ven como una de "las grandes reformas para la ciudad y el Barça" otros lo consideran como un "pelotazo urbanístico" que sólo responde a los intereses económicos de Hereu y Joan Laporta.

El proyecto, que comenzó a fraguarse en 1999, lleva once años coleando para conseguir apoyos políticos que permitan sacar adelante la transformación. A día de hoy, y tras el apoyo de CiU y ERC a cambio de "ciertas condiciones", el acuerdo está casi cerrado digan lo que digan las manifestaciones vecinales. "Déspota y egoísta" son sólo algunos de los calificativos que se le ocurren a Félix de la Fuente, Coordinador de la agrupación de Les Corts en el partido político de Ciudadanos, para calificar la actitud que ha tomado el alcalde Hereu ante el proyecto acordado entre el Gobierno catalán y Joan Laporta. Todo apunta a que el acuerdo es inminente y que la próxima semana se cerrará un pacto definitivo.

A fecha de hoy, el acuerdo del F.C. Barcelona es apoyado por el PSC, CiU -que dará un sí a cambio de ciertas condiciones- y ERC que apoyará el plan a cambio de que en los terrenos se construya un ecobarrio. Todas ellas, condiciones que no parecen incomodar a Laporta, que estaría dispuesto a dar un sí con tal de cerrar de una vez por todas este dichoso culebrón..

Pero ¿dónde quedan las protestas vecinales? Según Félix de la Fuente todas las decisiones sobre la reordenación de los terrenos del Mini se han tomado sin escuchar a los vecinos. Ni siquiera la manifestación del pasado martes que también apoyó Ciudadanos sirvió para reavivar un debate que ya llevaba tiempo cerrado. "Barcelona es una gran patera superpoblada a la que quieren quitar los pocos espacios libres que le quedan", asegura. En su opinión, es Laporta quien "debería estar en deuda con un barrio que lleva años soportando problemas derivados de la ubicación del Camp Nou, como la delicuencia, y a cambio, lo que hace el presidente es provocar un problema mucho mayor sólo para lucrarse". Pero esta no es la primera vez que los vecinos se pronuncian para conseguir lo que creen más justo para el barrio. Hace ya diez años las movilizaciones consiguieron parar los pies del entonces presidente del F.C. Barcelona, José Luis Núñez, cuando quiso poner en marcha este mismo proyecto.

Por aquel entonces, las protestas surtieron efecto y los vecinos ganaron diez años de tregua. Sin embargo, las negociaciones continuaban en la sombra. "Antes de consultar a los vecinos ya tenían planteado el proyecto", asegura Félix de la Fuente, quien sentencia que "nos están arrebatando una ciudad que ha de ser de los vecinos, no de los partidos y que mucho menos debe servir para resolver los problemas que tenga el señor Hereu".

Llegados a este punto, tendría sentido preguntarse por qué resulta tan perjudicial la construcción de viviendas en la zona del Mini. La respuesta, en una palabra: masificación. El distrito de Les Corts se extiende al sur de la diagonal de Barcelona y reúne un importante epicentro de barrios históricos. En él se sitúa la ciudad universitaria y , por supuesto, el mítico Camp Nou. Pese al bullicio y exceso de habitantes que se concentran en una de las zonas más importantes de la capital, el precio de viviendas se ha revalorizado en los últimos años convirtiendo a Les Corts en una de las "zonas caras". Si a ello le sumamos que la ciudad tiene cada vez menos zonas edificables y que las nuevas viviendas alcanzarían un elevado valor en el mercado actual, la transacción económica comienza a cobrar sentido.

Koldo Blanco, responsable de política municipal de Barcelona, cree que "lamentablemente las movilizaciones tienen serias posibilidades de no dar ningún resultado". Hay mucho dinero en juego -reconoce Blanco- se trata de 1,600 viviendas y muchos intereses cruzados.

Los vecinos no son tontos y saben que lo que el alcalde ofrece a cambio no es más que un auténtico chiste". En concreto, lo que los vecinos "ganarían" es una permuta de terrenos a una distancia considerable de Les Corts y que ni siquiera se aproxima a las necesidades del barrio. "Se trata de una operación especulativa sin más", denuncia Blanco, "la situación del terreno hace que las viviendas puedan venderse a un elevado precio y eso es lo primero, aunque perjudique a los ciudadanos".

Pero desde el Ayuntamiento y el club azulgrana las cosas no se ven precisamente desde esta perspectiva. Desde la óptica institucional, la recalificación del Miniestadi dará paso a un gran barrio ecológico (el segundo de Barcelona, tras el de Vallbona), que constará de una zona residencial con criterios medioambientales y de ahorro de energía.

El presidente del grupo municipal de ERC, Jordi Portabella, presentó ayer en rueda de prensa sus condiciones para llegar al acuerdo político que desencalle la dura negociación de los terrenos. Entre sus propuestas, ERC propone que parte de las viviendas del nuevo barrio sean para investigadores y estudiantes, que se construya un aparcamiento soterrado de 1.500 plazas, zonas deportivas y centros de uso comercial. Por su parte CiU pide que el Barça ceda el 50% del suelo y el techo edificable al ayuntamiento de Barcelona, una moneda de cambio que Laporta estaría dispuesto a aceptar para zanjar el asunto.

Así, el acuerdo permitiría al club azulgrana la rehabilitación del Camp Nou, un caro proyecto firmado por Norman Foster y cifrado en torno a los 250 millones. "La ciudad no puede estar al servicio de Joan Laporta", sentencia De la Fuente. "Lo que proponen no es suficiente y nunca lo será. No necesitamos más pisos a cambio de un terreno que no queremos para nada, necesitamos residencias, centros de día, una escuela infantil, un instituto, instalaciones deportivas..." El coordinador de la agrupación de Les Corts no duda en acusar a los partidos: "cuando fuimos a reclamar derechos para los vecinos nos contestaron: 'ustedes llevarán razón, pero nosotros tenemos los votos'. Así se las gastan en Barcelona".

Todo apunta a que el pacto se cerrará en breve. La negociación ya está casi desbloqueada y previsiblemente la semana que viene podrían presentarse las pautas que sirvan para modificar a partir de octubre el Plan General Metropolitano que recogerá las condiciones de ERC y CiU para apoyar el acuerdo. De la Fuente dice que habla en nombre de todos los vecinos cuando se lamenta: "hasta la oposición está en nuestra contra".
Publicado en ABC.es el 24/07/09.

4 comentarios:

  1. Mi enhorabuena a Félix de la Fuente y la agrupación de Les Corts. También quiero felicitar a Koldo Blanco y la Federación de Barcelona. Gracias por el trabajo que estáis haciendo.

    ResponderEliminar
  2. NO, SI LOS CIUDADANOS DE BARCELONA YA ESTAMOS ACOSTUMBRADOS A QUE NOS ROBEN, NOS ROBARON EL APARCAMIENTO DE NUESTROS BARRIOS Y HICIERON EL AREA VERDE DE APARCAMIENTOS !

    ResponderEliminar
  3. quiero informar del sufrimiento que pasan desde el 2008 unas familias de la fonteta puestas a dedo en el ARE de la Remunta.van a perder su patrimonio ya que a los que dejen que se queden en su propia casa pagando un alquler, no podran dejar esta casa a sus hijos como herencia pasara a ser propiedad del ayuntamiento.Las casas son legales pero en 1976 PGM recalificaron la zona sin informarlos, ahora el ayuntamiento tampoco lo ha hecho se enteraron por la oposicion

    ResponderEliminar
  4. Desde Ciutadans creemos que no es necesario derribar esas casas para ampliar el parque Can Boixeres pues la superficie del parque ya es holgada. Los huertos que rodean algunas casas del Camí de la Fonteta también deberían mantenerse puesto que representan el pasado agrícola de L'Hospitalet.

    Es una zona con un encanto especial y el ayuntamiento lo que debería hacer es potenciarla, en vez de intentar destruirla.

    ResponderEliminar