jueves, 16 de octubre de 2008

Tarjeta sanitaria Catalana




Rechazada una propuesta de C's para que las tarjetas de Salud incluyan el número de la Seguridad Social .Ciudadanos había solicitado que las tarjetas del CatSalut presenten los datos imprescindibles del paciente para que sea atendido en toda España.

En el Parlament, la elite gobernante de políticos falsamente autoproclamados como progresistas y “sociaqué”, junto con los qué se proclaman de centroderecha, todos juntitos, envueltos en la manta pesada del nacionalismo excluyente, se pasan por el Forro la propuesta del grupo parlamentario de Ciudadanos – Partido de la Ciudadanía en la que se instaba al Gobierno de Montilla a tomar las medidas necesarias para que en la tarjeta sanitaria del Servicio Catalán de la Salud constase el número de la afiliación de la Seguridad Social.

La comisión de Salud del Parlamento autonómico ha rechazado, gracias a los votos del Gobierno tripartito, formado por PSC, ERC e ICV-EUiA, y CiU, una propuesta que solicitaba la inclusión del número de afiliación a la Seguridad Social en las tarjetas sanitarias autonómicas de Cataluña, tal y como hacen otras CCAA que sí proporcionan un servicio público de calidad con independencia del lugar de procedencia del usuario.

Esta és la preocupación que muestran nuestros políticos por los ciudadanos catalanes, que hasta hora, teníamos como cuestión transcendente la atención sanitaria y, gratuita, en cualquier parte del territorio que abarca las leyes de la Constitución Española, es decir, en España. Ahora, con los 17 sistemas distintos de dirigir la sanidad en cada autonomía, y sus privatizaciones, parece que los derechos sociales como la sanidad o la educación al que tenemos derecho todos los trabajadores en igualdad de condiciones son cosas del siglo pasado. Eso sí, ellos siguen usurpando el nombre de socialistas. Intimamente, entre ustedes y yo, sí, mas bien, socialistos.

Como explican los compañeros de Tarrasa:

La ausencia del número de la seguridad social condena a los catalanes de visita en Valencia, en Madrid o en Almería, a un trámite previo e innecesario como si se tratara de una salida al extranjero. La necedad y la tozudez del nacionalismo más radial va contra el sentido común al negarse repetidas veces a incluir ese número que es tan importante como el mismo DNI. La tarjeta sanitaria catalana no es compatible en todas las CCAA y provoca situaciones muy desagradables, la gente va confiada a visitar al médico y se encuentra con la sorpresa de que es tratado peor que un inmigrante ilegal.
La negación de la realidad que promueve la aplicación de políticas de corte nacionalista sólo nos lleva a la división y parcelación de un espacio público que creíamos ganado para el ciudadano. Esa parcelación sólo beneficia a un poder político entregado a sus clientes habituales, y todo con la connivencia de un partido que se dice socialista convertido irremediablemente al nacionalismo.

C's - L'H

No hay comentarios:

Publicar un comentario